Videos

Documentales sobre el amianto
Noticias
Memoria histórica del amianto Dedicado a las decenas de miles de víctimas inocentes del amianto, por la deuda que tenemos con ellas y para que no caigan en las “cunetas” del olvido. “Hace poco, (el papa) Francisco se ha dado un...
Se prohíbe el uso y la producción de amianto en Brasil La Corte Suprema prohibió hoy la producción, la comercialización o el uso de cualquier tipo de amianto en Brasil, incluyendo el llamado crisotila, y calificó anticipadamente como inconstitucional cual...
El TSJ de Murcia confirma el 30% del recargo que deberán abonar Izar y Navantia Las familias de trabajadores de la industria que murieron tras enfermar por el uso de amianto, en este caso en el sector de la construcción naval, han vuelto a anotarse un triunfo en el ámbito de los ...

Chequeo físico inicial

Cualquiera que sufra los síntomas propios del mesotelioma debe consultar un médico tan pronto sea posible. El primer examen médico debe centrarse en los pulmones y abdomen del paciente y prestando especial atención a comprobar si existen fluidos en el pecho y en la zona abdominal, pues este es un síntoma común del mesotelioma.

Además el médico deberá prestar atención al sonido de los pulmones del paciente al inhalar ya que los pulmones suelen hacer un sonido especial cuando el mesotelioma ha entrado en escena.

Test diagnóstico

Si el médico sospecha de que el paciente tiene mesotelioma debe recomendarle hacerse un chequeo más específico. Este test incluirá pruebas radiológicas, análisis de sangre y fluidos e incluso un análisis de tejido.

El medico deberá hacer siempre un análisis de sangre si sospecha que el paciente puede tener mesotelioma. Mediante este análisis se comprobarán los niveles de una glicoproteína llamada osteopontin. Un nivel elevado de esta proteína no implica automáticamente que haya un problema de salud, pero si debe aumentar las sospechas médicas y hacerle solicitar más pruebas diagnósticas.

Las pruebas radiológicas podrán ayudar a averiguar la localización, el tamaño y la extensión del tumor. Una radiografía del pecho puede mostrar un engrosamiento de la membrana pulmonar, calcio depositado en los pulmones o líquido en el pecho.

Una tomografía es también una de las pruebas que puede ser reveladora para determinar el grado en que se encuentra el cáncer. Usando un procedimiento que se asimila a unos rayos x es posible que se realice un escáner que permita mostrar una sección detallada de una región específica del cuerpo. Para poder obtener una imagen más detallada de la región afectada del paciente se puede repetir la tomografía usando un contraste especial. Este contraste es una sustancia radioactiva que no es perjudicial y que se aplica al paciente de modo intravenoso o mediante vía oral, actuando como un tinte en el cuerpo y destacando la estructura interna.

Otra técnica usada para el diagnóstico es la resonancia magnética que es una prueba que muestra con más detalle que la tomografía un corte seccional del cuerpo, mostrando igualmente imágenes paralelas de la longitud del cuerpo. Esta imagen se crea a través del uso de un ordenador que puede traducir las ondas electromagnéticas que provienen de la membrana del cuerpo en imágenes detalladas de éste y de los componentes internos.

Un test de imágenes adicional se basa en el hecho de que las células cancerígenas consumen el azúcar mucho más rápido que las células benignas. En una tomografía por emisión de positrones (PET) al paciente se le inyecta una solución radioactiva azucarada que es absorbida por el tejido cancerígeno, de modo y manera que se puede comprobar si un tejido es cancerígeno o simplemente se trata de un tejido cicatrizado. Mediante el PET igualmente se puede averiguar la extensión del tumor maligno.

El médico deberá igualmente hacer un test de fluidos para aquellos pacientes que sufran una acumulación de fluido en la cavidad peritoneal o en la cavidad pectoral. Una vez extraído mediante una aguja el líquido de pecho y abdomen, éste se analiza para determinar si existen células cancerígenas. En el caso de que se hallen células cancerígenas, se deberán realizar otros análisis al objeto de determinar si se trata de un mesotelioma o de otro tipo de cáncer.

Si las distintas pruebas radiológicas o el examen médico evidencian que el tumor se ha desarrollado, una biopsia resulta lo más adecuado para determinar el estado actual del tejido en cuestión La muestra de tejido puede ser obtenida de diferentes maneras, dependiendo de la cantidad del tejido que el médico necesite. Si solo se precisa una pequeña muestra, ésta se puede obtener haciendo una pequeña incisión en el pecho (toracoscopia) o en el abdomen (laparoscopia). Tras la incisión se introduce un tubo flexible que está conectado a una video cámara de manera que el doctor puede localizar el tejido que desea extraer. Finalmente el tejido es extraído mediante un fórceps especial y analizado por un patólogo que determinará si es cancerígeno o no.

Si se piensa que el tumor está localizado en las vías respiratorias lo más idóneo resulta realizar una broncoscopia mediante la que el doctor introduce un tubo flexible a través de la boca del paciente. Una vez más, la cámara que se une al tubo permitirá al doctor buscar el tejido irregular, cortarlo y enviarlo al patólogo para que lo analice.

Adicionalmente, si el doctor quiere saber si se ha iniciado la fase de metástasis o necesita saber si se trata de un cáncer de pulmón o de un mesotelioma, puede hacer una mediastinoscopia. Mediante este procedimiento se inserta un instrumento con luz (mediastinoscopio) a través del cuello para examinar las estructuras en la parte superior de la cavidad torácica, y se toma una muestra de tejido.

Existen otros tipos de cirugía más invasiva que están pensados para extraer muestras de tejidos de mayor dimensión e incluso para extraer el tumor en sí. En estos casos tanto una traqueotomía, mediante la que se abre la cavidad pectoral o laparotomía, mediante la que se abre la cavidad abdominal, son procedimientos recomendados.

¿Le han diagnosticado un mesotelioma?

Si a usted o a su familia le han diagnosticado un mesotelioma como consecuencia de haber estado expuesto al amianto, y le gustaría hablar con un profesional para conocer sus derechos rellene el pequeño cuestionario y un miembro experto de ORIA, PAJARES & ASOCIADOS se podrá inmediatamente en contacto con usted. Este tipo de consultas son gratuitas, no llevando implícita ninguna obligación para usted y sin que se cree una relación abogado-cliente hasta que usted no lo estime conveniente.