Videos

Documentales sobre el amianto
Noticias
Memoria histórica del amianto Dedicado a las decenas de miles de víctimas inocentes del amianto, por la deuda que tenemos con ellas y para que no caigan en las “cunetas” del olvido. “Hace poco, (el papa) Francisco se ha dado un...
Se prohíbe el uso y la producción de amianto en Brasil La Corte Suprema prohibió hoy la producción, la comercialización o el uso de cualquier tipo de amianto en Brasil, incluyendo el llamado crisotila, y calificó anticipadamente como inconstitucional cual...
El TSJ de Murcia confirma el 30% del recargo que deberán abonar Izar y Navantia Las familias de trabajadores de la industria que murieron tras enfermar por el uso de amianto, en este caso en el sector de la construcción naval, han vuelto a anotarse un triunfo en el ámbito de los ...

Historia del amianto

Pese a que el uso comercial del amianto comenzó a finales del siglo XIX, lo cierto es que con anterioridad ya se conocían públicamente los riesgos asociados a dicho material. A finales de 1800 el inspector general de las fábricas del Reino Unido informó al Parlamento sobre el posible efecto perjudicial que el polvo de amianto podía tener sobre los trabajadores de las factorías. En 1906 una comisión del Parlamento británico confirmó las primeras muertes en las fábricas de Gran Bretaña, recomendado realizar mejoras en la ventilación y adoptar medidas de seguridad.

Sin embargo no fue hasta 1918 cuando una compañía de seguros de Estados Unidos publicó un estudio que mostraba un índice elevado de mortalidad prematura de los trabajadores de la industria en la que se usaba el amianto, lo que se tradujo posteriormente en el rechazo de las pólizas de seguros de dichos trabajadores dado el detrimento de su salud. Es en 1926 cuando la Compañía de Accidentes Industriales de Massacusetts admitió con éxito la primera reclamación de un afectado al que indemnizó sin necesidad de llegar a juicio.

La primera estadística médica que se hizo sobre los trabajadores expuestos a la amianto se publicó en 1930 y reveló que uno de cada cuatro trabajadores sufría asbestos, revelando igualmente que se trataba de una enfermedad de larga latencia y que el polvo de amianto podía ser controlado simplemente mejorando la ventilación y usando respiradores.

Todos estos hallazgos se tradujeron en nuestro país en la publicación de la primera normativa reguladora del trabajo con exposición al amianto y sus efectos perjudiciales (Orden ministerial de 31-1-1940 por la que se aprueba el Reglamento de Seguridad e Higiene en el Trabajo y en la que establece las condiciones de trabajo en ambientes pulvígeno y la Orden Ministerial de 7-3-1941 para la prevención e indemnización de la neumoconiosis-silicosis, donde se menciona a la asbestosis como variedad de neumoconioss)

En 1942 el responsable de la sección de cáncer ambiental del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, Dr. Heuper, sugirió que el amianto aumentaba el riesgo de sufrir cáncer en las personas que se situaban en las líneas de producción e instalación de los productos que contenía este material. Al año siguiente se confirmó el primer caso de mesotelioma relacionado con la exposición al amianto. No obstante lo anterior, el uso del amianto se incrementó dramáticamente durante la Segunda Guerra Mundial y mucha gente que trabajó en los barcos manifestaron signos de asbestosis y de mesotelioma.

En el año 1949 se publicaron doscientas referencias acerca de las enfermedades que ocasionaba el amianto, incluida la advertencia explícita del Dr. Heuper de que el amianto era un material cancerígeno para el público en general. En 1949 la enciclopedia Británica confirma dicha advertencia.

Un importante estudio epidemiológico llevado a cabo en 1955 concluyó que los trabajadores expuestos al amiento presentaban un riesgo diez veces mayor de sufrir cáncer de pulmón que cualquier otra persona. El consiguiente estudio epidemiológico de 1960 confirmó que la exposición al amianto causaba mesotelioma, sugiriendo que aquellos que vivían con trabajadores expuestos al amianto también presentaban riesgo de sufrir mesotelioma debido a esa exposición secundaria que tenían al polvo de amianto.

A mediados de 1960 una investigación llevada a cabo en el hospital estadounidense Mt. Sinai, publicó un informe sobre los peligros del amianto en la seguridad ocupacional. La literatura médica e industrial continuó describiendo al amianto como un peligro ocupacional y medioambiental. A pesar de este conocimiento público el amianto fue usado comúnmente como material de construcción durante los años 80.

Si usted o su familia a sufrido cualquier enfermedad relacionada con el amianto, como es el mesotelioma, y quiere que un profesional le informe de sus derechos, por favor rellene el cuestionario que le facilitamos y personal experto de nuestro despacho se pondrán en contacto con usted. Estas consultas son gratuitas, no implican obligación alguna para usted y nunca suponen entablar una relación abogado-cliente salvo que así usted lo desee.